La DO Bierzo cierra la vendimia con 12,6 millones de kilos

La DO Bierzo cierra la vendimia con 12,6 millones de kilos

No ha sido una vendimia fácil. Muchos productores no recordaban una cosecha tan complicada, marcada por las lluvias que han retrasado y alargado la recogida. Trabajo y paciencia. Al final, según informa el Consejo Regulador de los Vinos del Bierzo, la producción se eleva a los 12,6 millones de kilos de uva, de los que el 90% (11,4 millones) se destinarán a la elaboración de vinos con sello de la Denominación de Origen (DO) Bierzo.

Esta producción supone un incremento respecto al año anterior del 11,12%, cuando se controlaron 11,4 millones de kilos de uva,  y un 7,94% superior a la media de los últimos cinco años. Por variedades, la variedad mencía sigue siendo la reina con 8,8 millones de kilos, seguida por la godello con 1,7 millones y que refleja la apuesta por este tipo de uva blanca en los últimos años (son prácticamente un millón de kilos más que los que se recogían hace diez años).

También es importante la producción de jerez o palomino con 604.205 kilos y doña blanca o valenciana con 217.007 kilos, a la que siguen de lejos la garnacha tintorera con 61.196 kilos y la malvasía con 9.933 kilos. Las nuevas variedades, merenzao y estaladiña o pan y carne, también presentan un importante incremento respecto a su primera vendimia acogidas a la DO Bierzo en 2020. Así se recogieron 1.600 kilos de merenzao y 1.314 kilos de estaladiña frente a los 440 y 438 kilos que se cosecharon el año pasado.

vendimia

Vinos frescos y ligeros

La condiciones climáticas del final de la maduración y la vendimia marcarán la añada. Desde el Consejo Regulador señalan que el grado de maduración ha sido muy bueno y con una graduación más baja que en cosechas anteriores. Así, se prevé que los vinos de la cosecha 2021 lleguen a ser especialmente frescos y ligeros, con características varietales muy marcadas.

Y es que la campaña ha estado marcada por un invierno y primavera lluviosos, con temperaturas suaves. «Gracias a la disponibilidad de agua que había en el suelo, la brotación se inició a finales del mes de marzo», señalan desde el Consejo.  La floración este año se inició entre la última semana de mayo y la primera de junio, con precipitaciones considerables con la vid en plena floración.

El envero comenzó a finales de julio, con una semana de retraso respecto a 2020, y la recolección se inició el 27 de agosto con las variedades más tempranas o en aquellas zonas de maduración más adelantadas y finalizó el 18 de octubre. La vendimia se ha caracterizado por las precipitaciones intermitentes de los últimos días de agosto y parte de septiembre, lo que alteró ligeramente la continuidad de la vendimia.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment